Cómo y por qué usar una licencia Creative Commons para proteger tu derecho de autor

Cómo funcionan las licencias Creative Commons (CC)

«¿Por qué alguien querría utilizar una licencia Creative Commons en vez de conservar todos los derechos exclusivos sobre sus obras?
En el caso de las instituciones públicas, medios comunitarios u organizaciones sociales, muchas de ellas suelen tener una fuerte orientación social. La legislación actual de derecho de autor le pone trabas legales a su trabajo de difusión de los asuntos con los que tratan. Impedir la difusión de sus contenidos mediante la imposición de las condiciones restrictivas de la legislación podría parecer un despropósito si se considera que la misión principal de muchas de estas instituciones es difundir contenidos por todos los medios posibles a su alcance. En este marco, la Internet es uno de los medios disponibles, y quizás el más democrático en algunas de sus características principales.» (Creative Commons Uruguay)

Cuáles son las licencias disponibles y qué permite cada una:

Puedes añadir a tus trabajos una licencia CC, con ello, informarás de los usos que permites a terceros de tu trabajo. Elige la licencia teniendo en cuenta qué nivel de protección quieres que tenga tu obra, desde el dominio público (la más generosa) hasta la licencia que exige reconocimiento de la autoría y no permite usos comerciales ni derivados (CC BY NC ND). La primera, Licencia CC BY es la que más se recomienda en el ámbito académico, donde la razón de crear documentos es principalmente compartir conocimiento. Esta licencia permite que otros accedan a tu trabajo, puedan reproducir parte o la totalidad siempre citando tus datos y los del trabajo original. También implica que podrá ser distribuido y compartido para que otros accedan a él. Si te preocupa que sea utilizado con fines comerciales, puedes utilizar la licencia CC BT NC, con la cual sucede lo mismo, pero sin dar potestad de comercializar la obra original. Esto en ciertos casos, restringe a toda institución que mueva dinero, incluidas las fundaciones y las ONGs, aunque su finalidad no sea el lucro. Si quieres que se comparta y no se altere tu obra, puedes usar la licencia CC BY SA, significa: sin obra derivada, la distribución de la misma, debe ser siempre bajo la licencia original.